Madrid amplía la brecha de riqueza con Cataluña al crecer por encima de la media | Economía

El esprint de la Comunidad de Madrid no se agota. La región capitalina volvió a exhibir su dinamismo económico en 2022, alejándose de los demás territorios: su PIB per cápita (38.435 euros) sigue siendo el más alto del país y su economía es la que más valor genera, tras crecer un 7,2% el año pasado frente a un promedio nacional del 5,8%. Este desempeño no solo le permitió engordar la distancia con el resto de comunidades: el sorpasso a Cataluña, que ya se convirtió en un hecho antes de la pandemia, ganó solidez y se amplió la brecha, según los datos de la Contabilidad Regional de España publicados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El año pasado fue marcado por fuertes turbulencias económicas y una elevada incertidumbre, con la inflación galopante y la espiral de subidas de los tipos de interés como grandes protagonistas. Pese a ello, la economía española siguió beneficiándose del efecto rebote poscovid y mantuvo su vigor apoyándose en el tirón de las exportaciones y la resistencia del mercado laboral. El crecimiento que registró en su conjunto, del 5,8% —un dato mejorado tras la revisión estadística realizada por el INE este año, y que permitió recuperar el PIB precovid ya en el tercer trimestre de 2022—, no fue, sin embargo, homogéneo en todas las autonomías.

Las islas Baleares y las Canarias, dos destinos que viven en gran parte del turismo y que sufrieron mucho más que otras el duro revés de los confinamientos sanitarios, registraron los mayores crecimientos en términos de PIB per cápita en 2022, del 12,5% y 9,7%, respectivamente. Lo mismo había ocurrido el año pasado: los dos archipiélagos se habían anotado las mayores variaciones interanuales al alza tras sufrir en 2020 las caídas más significativas. Otras cuatro autonomías se apuntaron en 2022 incrementos superiores a la media: Madrid, País Vasco, Cataluña y la Comunidad Valenciana. Los peores desempeños —aunque siempre con signo positivo—fueron los de Extremadura (2,1%), Castilla-La Mancha (2,2%) y Castilla y León (3,1%).

Extremadura también fue una de las comunidades con el PIB per cápita más bajo del país en 2022 (21.343 euros), solo por detrás de Melilla (20.698 euros) y Andalucía (21.091 euros), frente a una media nacional de 28.162 euros. Madrid, País Vasco, Navarra, Cataluña, Aragón, Baleares y La Rioja superaron ese registro medio nacional. Después de la comunidad de la capital, con una riqueza por habitante un 36,5% superior a la media, las cifras más elevadas en 2022 se dieron en el País Vasco (35.832 euros) y Navarra (33.798 euros).

La estadística del INE se publica con frecuencia anual y desgrana con decalaje de un año el comportamiento económico de cada una de las regiones que conforman el mapa español. Madrid es líder indiscutido tanto en renta per cápita como en volumen de PIB desde hace tiempo, en concreto desde que en 2018 el tamaño de su economía y la riqueza de sus habitantes en promedio superaron los de una Cataluña muy afectada por el procés. La comunidad, que solía destacar en las estadísticas gracias a la fuerza de su industria, el atractivo de su actividad y el dinamismo de Barcelona, empezó a crecer por debajo de la media, mientras que la región de la capital mantuvo constante su escalada hacia arriba de manera constante.

La brecha, desde entonces, se ha consolidado, aunque no se ha mantenido constante: ha habido ejercicios en los que se ha recortado y otros en los que se ha ensanchado. En 2021, por ejemplo, Cataluña le ganó algo de terreno a Madrid, al experimentar un crecimiento mayor. El año pasado, sin embargo, aunque su PIB per cápita avanzó por encima de la media (un 6%, hasta los 32.550 euros), no logró reducir la distancia. La economía de la capital creció más y alcanzó en volumen total los 261.713 millones euros, frente a los 255.153 de Cataluña, ampliando la brecha en 1.338 millones de euros.

Pese a esa pugna estadística interna, Madrid y Cataluña siguen siendo las grandes locomotoras del país: conjuntamente, concentran casi el 40% del PIB de todo el país en términos de volumen. A mucha distancia, pero por encima de los 100.000 millones, le siguen Andalucía, una comunidad muy grande y poblada, y la Comunidad Valenciana, con polos importantes del sector industrial y manufacturero.

El País Vasco, líder en renta disponible

Si se considera la renta disponible por habitante, es decir, lo que queda en el bolsillo del ciudadano tras el pago de impuestos y deudas, la primera posición la ocupa el País Vasco —en este caso con datos de 2021—, que cuenta con un régimen de gestión tributaria —al igual que Navarra— distinto al del resto del país y con un elevado poder adquisitivo. La cifra se sitúa en los 20.865 euros per cápita y supera el promedio nacional, de 16.480 euros, en un 26,6%. En segundo lugar, está la Comunidad de Madrid (20.357 euros) y el tercer puesto lo ocupa Navarra (18.625 euros). Las menores rentas están en Melilla (13.151 euros por habitante), Extremadura (13.378) y Andalucía (13.508).

Volviendo al PIB por habitante, Madrid y País Vasco fueron los únicos dos territorios con un registro superior a la media europea, de 35.440 euros. Si la comparación se hace con el grupo de las llamadas economías avanzadas, las que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) —en este caso con datos de 2020—, las desigualdades internas han disminuido en perspectiva histórica, de acuerdo con el último informe publicado por el organismo, pero la brecha con el promedio del bloque se ha ampliado en los últimos 20 años.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

You may also like...