La dueña de Endesa anticipa una recuperación del consumo de electricidad en España | Economía

La sede de Endesa, en Madrid, en una imagen tomada la pasada primavera.Eduardo Parra (Europa Press)

El primer accionista de Endesa, Enel, atisba un salto de la electrificación en los tres próximos años. La energética semipública italiana calcula que la demanda eléctrica española dará un salto del 10% en 2026 respecto a los valores del año pasado, según ha desvelado este miércoles en la presentación de su estrategia a medio plazo. El despegue del coche eléctrico y de la aerotermia, así como la electrificación de otros usos son uno de los pilares clave de la descarbonización. Sin embargo, a raíz de la crisis de precios, que ha potenciado el ahorro y la eficiencia, el consumo de electricidad ha caído con fuerza en los últimos años.

Enel invertirá alrededor de 9.000 millones de euros en España —donde es el segundo actor más importante del mercado eléctrico— en los tres próximos años, la cuarta parte de los 35.800 millones de euros que desembolsará en todos sus mercados, con Italia a la cabeza y con el foco en las redes de distribución de electricidad. Aunque sustancial, la cifra es también notablemente menor de lo previsto hasta ahora: 37.000 millones.

La compañía, propiedad en casi un 24% por el Estado italiano, confía en aumentar el número de clientes en el mercado libre de la luz en alrededor de 800.000 de aquí a 2026, un salto en el que España debería formar parte de manera sustancial. Ese tipo de clientes son, de largo, los más rentables para Enel y para todas las eléctricas: “Tanto en España como en Italia, la libertad de mercado permite completar nuestra oferta con servicios con mayor beneficio marginal”, ha reconocido el nuevo consejero delegado de la empresa, Flavio Cattaneo.

“Los resultados en España son buenos”

A diferencia de lo que han hecho otros primeros espada del sector en las últimas semanas, con airadas quejas por el impuesto extraordinario sobre las energéticas, el jefe de Enel no ha cargado contra las autoridades españolas: “Con el actual marco normativo no estamos perdiendo dinero en España: los resultados son buenos”, ha enfatizado. No obstante, la cúpula de la italiana espera una “mejora” regulatoria en los próximos años.

Cattaneo ha descartado, además, cualquier modificación en la cúpula directiva de Endesa: “No tenemos ninguna intención de hacer cambios. Tampoco de vender nuestra participación”. La italiana es dueña de algo más del 70% de las acciones de la española.

Enel calcula que el precio de la luz en el mercado mayorista español —del que beben todos los contratos regulados y, a largo plazo, también quien opta por tarifas del mercado libre— caerá casi un cuarto en 2026 en comparación con 2023: los 96 euros por megavatio hora (MWh) actuales pasarán a ser 74 euros de media. Un aterrizaje que va en línea con lo previsto en los mercados de futuros y que debería ayudar a aflojar la soga de la inflación sobre la economía.

“Las tendencias a medio plazo siguen siendo favorables, porque los clientes empujarán sus consumos a la electricidad”, ha afirmado Cattaneo. Sin embargo, ha alertado, “las redes no están preparadas, hay riesgos para la sostenibilidad de los sistemas [eléctricos]”. La empresa prevé, además, “mejoras” en los marcos retributivos de esas infraestructuras en los próximos años.

La empresa italiana prevé un crecimiento de su beneficio neto anual a un ritmo medio del 6% de aquí a 2026, hasta alcanzar un rango de entre 7.100 y 7.300 millones de euros ese año, frente a los entre 5.800 y 6.000 millones que prevé para el cierre de 2023.

“Nuestra asignación de capital será extremadamente prudente y flexible, con procesos simplificados y una estricta disciplina de costes”, ha subrayado Cattaneo, la persona elegida por la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, para pilotar la estrategia de la energética en los próximos años. La losa de la deuda, de más de 60.000 millones, es el problema más acuciante para la empresa; más aún, en un entorno de altos tipos de interés, como el actual. “Estamos saliendo de una situación de emergencia, de venta de activos, y remodelaremos por completo los procesos corporativos, racionalizando la organización”, ha admitido.

La otra gran línea de inversión siguen siendo las renovables, donde Enel anticipa un “reequilibrio” en favor de la eólica terrestre y, sobre todo, de las baterías, fundamentales para esquivar la intermitencia natural de las fuentes verdes de energía (sol y viento). Para los próximos años, la italiana prevé, también, un auge de la repotenciación: la actualización de parques para mejorar su generación.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

You may also like...