Inversiones contra el desperdicio de agua a través de los fondos europeos | Estar donde estés

Optimizar el consumo del agua en toda España resulta esencial si se quiere garantizar el suministro en el futuro en un territorio tan expuesto a las sequías. Tanto en las ciudades como en los campos. Las instalaciones urbanas comprenden un complejo sistema de canalizaciones, plantas potabilizadoras y distribuidoras que no vemos, pero que necesitan inversión y mantenimiento, sobre todo para optimizar el consumo y reducir al mínimo las fugas que se producen en el recorrido. Las kilométricas redes tienen de media juntas cada seis metros, señala David Casero, profesor del máster en Ingeniería y Gestión del Agua de la Escuela de Organización Industrial (EOI). “Y es en estos puntos por donde resulta más fácil que se produzcan pérdidas”. Pero también hay que mirar hacia el campo. Los cultivos de regadío suponen el 80% del consumo del agua y aunque se ha avanzado en su modernización, aún queda mucho que hacer en las 7.000 comunidades de regantes del país, sostiene Juan Valero de Palma, presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España (Fenacore), para conocer cuánta agua de más se utiliza y en qué estado se devuelve a la naturaleza.

Las pérdidas son uno de los grandes problemas, ya que se desconoce, en general, cuánta agua se desaprovecha, pero también suponen un reto para el sector de mejorar la manera en que se trata y en que se recupera. Por eso, el Gobierno incluyó en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) de 2021, que articula del fondo europeo Next Generation EU, un programa dedicado exclusivamente al recurso hídrico, denominado Perte de digitalización del ciclo del agua y dotado con más de 4.000 millones de euros.

En España, señala Casero, el gobierno del agua depende de los municipios, que, en su mayoría son muy pequeños y disponen de sistemas anticuados “en los que no se está midiendo la pérdida real de agua”, destaca, por lo que se desconoce cuánta se desaprovecha. La idea es que este Perte ayude a renovar las infraestructuras y a desplegar la tecnología necesaria para calcular de manera constante y fiable cuánta agua se saca, se potabiliza, llega al consumidor y de qué manera se devuelve a la naturaleza.

La falta de eficiencia en el sistema y las pérdidas también son el principal problema en el campo, dada la atomización de productores de regadío, muchos sin medios para actualizarse y optimizar el consumo, especialmente en cuanto a digitalización, asegura Valero de Palma. José Antonio Morante, director Segmento Agrario de Banco Sabadell, destaca que este Perte ayudará al sector a continuar produciendo, aunque se den episodios de escasez de agua. “Dicho de otro modo, permitirá producciones más sostenibles, eficientes y rentables; además de contribuir al crecimiento económico y la seguridad alimentaria en España”, añade este experto, que participará en el webinar Nuevo Perte de digitalización del ciclo del agua, organizado a través de HUB Empresa de Banco Sabadell.

Apúntese al ‘webinar’

Nuevo Perte de digitalización del ciclo del agua, con Santiago Ribera, director de Fondos Europeos y Oferta de Sostenibilidad de Banco Sabadell; José Antonio Morante, director Segmento Agrario de Banco Sabadell; Juan Carlos Sabes, gerente de Riegos de Aragón y Cataluña, y David Castaño, consultor Senior de financiación pública de WeGrant. Organizado a través de HUB Empresa de Banco Sabadell. Cuándo: 14 de noviembre, a las 16.00.

Este Perte, aprobado por el Gobierno en marzo de 2022 y dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), propone la modernización del ciclo del agua en los núcleos urbanos, en la industria y en la agricultura, para poner fin a estas ineficiencias e impulsar el potencial económico del sector. Para lograrlo, plantea una triple estrategia: digitalizar los sistemas —solo conociendo el consumo real de agua mediante sensores y redes inteligentes es posible reducirlo—; innovar —esa digitalización ha de llegar de la mano de empresas que ofrezcan soluciones adaptadas a las necesidades particulares de cada caso—; y formar —sin una red sólida de profesionales lo anterior no será posible, pero tampoco sin una ciudadanía concienciada para el ahorro—.

El Gobierno prevé la movilización de 3.060 millones de euros en los próximos años. De esta cifra, 1.940 provendrán de la inversión pública directa, mientras que los 1.120 millones de euros restantes corresponden a la iniciativa privada, canalizados a través de varias convocatorias a las que se puede presentar todo tipo de empresas del sector, como operadores de servicios de abastecimiento, saneamiento y depuración, tanto públicas como privadas y mixtas, de manera independiente o formando consorcios. Además, a principios de octubre, se agregaron 3.055 millones de euros provenientes de la adenda del PRTR, por la relevancia estratégica de este sector.

Actualmente, explica Santiago Ribera, director de Fondos Europeos y Oferta de Sostenibilidad de Banco Sabadell, que también participará en el webinar, este Perte cuenta con dos convocatorias abiertas. Una para la gestión del agua en las ciudades, que se encuentra en su segunda edición, y otra para los cultivos de regadío.

Subvenciones para la digitalización del ciclo urbano del agua

En septiembre se cerró la primera convocatoria para la mejora de la eficiencia de los sistemas de agua en los núcleos urbanos con la adjudicación de 200 millones de euros para 30 proyectos de entre 3,3 y 7,9 millones de euros cada uno. Estos trabajos beneficiarán a casi 15 millones de habitantes de 1.676 municipios de todos los tamaños, de 16 comunidades autónomas. Él éxito de esta convocatoria, para la que se recibieron proyectos por valor de 1.400 millones, siete veces más de lo presupuestado, ha hecho que el MITECO convoque una segunda que permanecerá abierta hasta el 13 de diciembre de este año.

Esta nueva convocatoria aumenta la cantidad de las ayudas, que oscilarán entre los 500.000 euros y los 10 millones de euros por proyecto, cifra para la que se tendrá en cuenta el número de habitantes de los municipios donde se desarrollen las actuaciones.

En la primera convocatoria han sido seleccionados proyectos basados en la colocación de sensores capaces de medir el volumen de agua en tiempo real, la modelización matemática de las redes y los sistemas hidráulicos que permiten la utilización de la inteligencia artificial (IA) para la gestión y la previsión y la implantación de contadores inteligentes para controlar el consumo. Estos son los puntos fuertes de muchos proyectos porque lo primero que se debe hacer es conseguir los datos, para conocer la dimensión del uso, explica Xavier Amores, director de Catalan Water Partnership (CWP), una asociación sin ánimo de lucro formada por instituciones y empresas que operan en el sector del uso sostenible del agua.

El control en tiempo real de las depuradoras de aguas residuales y de los vertidos al dominio público hidráulico (todas las aguas superficiales y subterráneas de un territorio), también se contempla en los proyectos, así como la implantación de programas informáticos que integran todo el ciclo del agua y apoyan a una administración sostenible y transparente. Además, se van a financiar iniciativas que establecerán planes de actuación frente a inundaciones y sequías.

Amores resalta la importancia de la reutilización y pone el ejemplo del proyecto que la Agencia Catalana del Agua (ACA) está llevando a cabo en el río Llobregat, en Barcelona. En su último tramo la ACA está aportando agua regenerada para aumentar su caudal. “Es un proyecto único en el continente que ha sido reconocido por la institución sin ánimo de lucro Water Reuse Europe (WRE), porque supone un cambio de paradigma. Hasta ahora siempre se había vertido al mar, pero no se había investigado en un río”, expone Amores.

Este experto recomienda a las empresas y los consorcios que quieran concurrir a esta nueva convocatoria, además, que presenten proyectos integrales. “Los que planteen soluciones que vayan desde la captación a la devolución a la naturaleza seguramente serán mejor valorados, ya que ofrecerán un abordaje completo de los problemas”, describe Amores.

Subvenciones para la digitalización del regadío

La mayor parte del agua que se consume en España se emplea en la agricultura y, en particular, en los cultivos de regadío. Supone aproximadamente el 80% de la demanda, de acuerdo con el MITECO. Por eso, este Perte cuenta con una convocatoria para las comunidades de usuarios de agua para regadío, con una inversión de 100 millones de euros cuyo objetivo es multiplicar la eficiencia en el uso de este recurso y de los fertilizantes y los plaguicidas. Los proyectos han de contribuir a conocer al detalle los usos, acometer modernizaciones de los sistemas, así como impulsar la eficiencia energética.

El presidente de Fenacore destaca que, aunque en los últimos 25 años el sector ha avanzado mucho en su transformación tecnológica, aún hay bastante por hacer respecto a las comunidades de regantes. En España hay más de 7.000 organizaciones de este tipo, que reúnen a agricultores con producciones muy diversas. Pero la necesidad de modernización es común a muchos de ellos. Valero de Palma señala que se están presentando proyectos que van a permitir instalar contadores inteligentes que con un barrido de la zona regable podrá obtenerse una lectura del consumo y esta información podrá compartirse públicamente, con transparencia, en internet. La reducción del gasto de energía también se plantea como algo esencial. “Un regadío modernizado requiere presión para que recorra las tuberías, lo que se consigue con energía eléctrica, pero si mejoramos los sistemas, vamos a poder hacer lo mismo con menos”, añade.

Las ayudas oscilarán entre 100.000 euros y dos millones de euros por proyecto. Estos se seleccionarán en concurrencia competitiva por una comisión organizada entre el MITECO y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Valero de Palma remarca la importancia de que las comunidades de regantes se asocien para presentar proyectos conjuntos con los que alcanzar este volumen de inversión. En ambas convocatorias los interesados tendrán hasta el 13 de diciembre de este año para el envío de las solicitudes y toda la documentación requerida a través de la sede electrónica del MITECO.

Para acceder y obtener las ayudas europeas, es importante que las empresas cuenten con el asesoramiento profesional adecuado. El gestor del banco, por ejemplo, podrá ofrecer información y acompañamiento a las compañías, aportándoles tranquilidad y certidumbre para beneficiarse de estos fondos.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

You may also like...