El precio de los alimentos crece menos del 10% por primera vez desde marzo de 2022 | Economía

Los alimentos siguen estrujando el monedero de muchas familias españolas, pero empiezan a dar signos positivos. Por primera vez tras 18 meses, desde marzo de 2022, se encarecen interanualmente menos del 10%. Concretamente, su inflación en octubre fue del 9,5%, pese a que es evidente su resistencia a la bajada ya que son el grupo de bienes y servicios que contempla el IPC con un porcentaje más elevado. La bajada de los combustibles también ayudó a relajar el índice, que terminó el décimo mes en el 3,5%, tal y como avanzó el Instituto Nacional de Estadística (INE) dos semanas atrás y ha confirmado este martes. Se mantuvo, por tanto, estable en el mismo porcentaje que ya mostró en septiembre.

Los datos ofrecidos ahora muestran la foto completa de la inflación en el mes de octubre. Durante ese periodo se moderaron los carburantes, que cedieron terreno por primera vez en meses ya que durante el verano acumularon una subida muy fuerte. Además, como en octubre del año pasado subían, ahora han contribuido decisivamente a relajar el IPC. En esta relajación todavía no influyó, sin embargo, la reciente bajada de precios de la electricidad, ya que un año antes esta fue mayor. Esa diferencia entre lo que pasaba doce meses antes y lo que pasa ahora es importante porque la inflación se expresa en términos interanuales y es lo que se denomina efecto base, un fenómeno bien estudiado por los estadísticos. Y provoca también la paradoja de que los alimentos, al subir menos que un año atrás, ayudasen a moderar el indicador pese a que siguieron encareciéndose.

El aceite de oliva es, entre los 200 tipos de bienes y servicios que desagrega el INE, el rey indiscutible de la inflación ahora mismo: resulta un 74% más caro que un año atrás. Curiosamente, son el resto de aceites vegetales lo que más retrocede interanualmente, ya que resultan ahora un 30% más baratos que en octubre de 2022. Una extrañeza puesto que las categorías con mayores bajada de precios están copadas por productos energéticos o servicios de transportes.

La tendencia de fondo de los precios hacia la normalización es un proceso paulatino que también puede verse en otros indicadores como la inflación subyacente. Esta, que excluye los alimentos frescos y la energía por su volatilidad, se moderó en octubre hasta el 5,2%. Sigue siendo un porcentaje elevado, pero lleva cuatro meses consecutivos retrocediendo y está al nivel más bajo desde mayo de 2022. Otro signo de que la crisis inflacionaria se ve ahora en vías de remisión es la nueva actitud del Banco Central Europeo (BCE). Tras 10 subidas consecutivas de los tipos de interés oficiales, la entidad que preside Christine Lagarde los mantuvo inalterados en su reunión de octubre. Y ello pese a que, como advirtió recientemente el exministro español de Economía y actual vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, Fráncfort espera un repunte puntual de la inflación de la eurozona en los próximos meses por el efecto base.

Aránzazu Cortina, analista del Equipo de Análisis y Mercados de Bankinter, destaca que el IPC de octubre ha sorprendido “positivamente” con un dato “más bajo de lo esperado”. Pero también recuerda que la inflación “está siendo más persistente de lo que se esperaba y está siendo volátil”. “La tendencia es a moderarse, pero a lo mejor algunos factores hacen que en lugar de producirse correcciones en un determinado espacio de tiempo se produzcan en otro”, explica. Todo ello en función de “cómo va permeando el impacto de las subidas en distintos sectores o productos intermedios en otros finales”.

Por parte del Ministerio de Asuntos Económicos, la lectura de los últimos datos es positiva: “Las medidas de política económica adoptadas por el Gobierno han permitido a España mantener en el último año una de las menores tasas de inflación y mayor crecimiento económico de la zona euro”, valora el departamento dirigido por Nadia Calviño en una nota remitida a los medios. Esto, añade, “ha favorecido una mayor competitividad de las empresas españolas y la ganancia de poder adquisitivo de los salarios”. Aunque durante el último año lo habitual ha sido que España tuviera una inflación sensiblemente más baja que la de otros socios europeos, en octubre la media en la eurozona fue más baja, del 2,9% según el dato adelantado por Eurostat.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

You may also like...